Una de cada cinco personas mayores de 40 años desarrollará insuficiencia cardíaca en algún momento de su vida