Una correcta comunicación con los pacientes ahorra costes y mejora el cumplimiento terapéutico