Un adecuado manejo de la hipertensión arterial y la diabetes son clave en el pronóstico del paciente renal