Profesionales sanitarios coinciden en señalar que un abordaje multidisciplinar del paciente con Esclerosis Múltiple es clave para el control de la enfermedad