Más 300.000 personas en España padecen urticaria crónica, una enfermedad de la piel incontrolable e incapacitante