Los especialistas destacan la importancia de la conciliación del tratamiento farmacológico como clave para evitar errores de medicación y mejorar los resultados clínicos de los pacientes