Las personas con espondiloartritis axial temen desarrollar daños estructurales permanentes y dependencia