España, a la cabeza de países europeos con poco conocimiento sobre las cataratas