El retraso diagnóstico medio de la espondiloatritis axial se ha reducido siete años desde 2009, hasta los dos años y medio