El miedo a perder movilidad y el dolor, las principales preocupaciones de los pacientes con espondiloartitis axial