El equilibrio entre el ejercicio físico y el tratamiento farmacológico, clave para mejorar la calidad de vida de los pacientes con EspA-Ax