El diagnóstico temprano de la espondiloartritis axial no radiográfica evitaría el agravamiento de la enfermedad y la pérdida de movilidad de los pacientes