Novartis y la Fundación Bill & Melinda Gates colaboran para descubrir y desarrollar una terapia génica in vivo accesible para la Enfermedad de Células Falciformes