Los casos de melanoma avanzado aumentan por el retraso en el diagnóstico provocado por la COVID-19