La irrupción de la pandemia refuerza la importancia del análisis de datos en la toma de decisiones sanitarias